Google+ Canal de Youtube de Vocalesis

Un Diccionario con
3,500 Clichés en Español

If you’re struggling to find that particular turn of phrase or you want to make sure you get the right flavor for a cliché or idiom you’re not sure of in Spanish, then you should know about this new beta site and “get your translation ON”:

diccionario-del-cliche

This site is a “Spanish Clichés or Cliché Phrases in Spanish” Dictionary and claims to have around 3,500 gems you should be aware of and be able to use.

“Los clichés equivalen a salvavidas del idioma, que utilizamos cuando no sabemos qué decir o queremos simplificar una idea de forma eficaz.”

“The featured clichés are equivalent to language lifesavers, which we use when we do not know what to say or we want to simplify an idea effectively.”

Common Myths about
Simultaneous Interpretation

There are several myths and misunderstandings surrounding the field of translation. Some are larger than others, and more or less harmless. Let’s take a look at the five most common myths about simultaneous interpretation.

interpreter-working
1) Translation and interpretation are the same thing
The biggest misunderstanding of them all. Using translation and interpretation interchangeably, while understandable, is like nails on a chalkboard for those who work in the industry. A translator is someone who takes the written text of one language and turns it into another in another language while keeping the original meaning. The interpreter conveys a message from one language to another orally.

2) If you can translate, you can interpret
Stop, language time. As defined above, these are two different services. Translating words on a page takes time, and practice. A single page, depending on its complexity can take hours. Translators have dictionaries and other references to translate the document correctly while keeping the original intent intact. Interpreting is mush faster, and requires a quick thinker who can interpret without the need for dictionaries. The interpreter continually listens to what the speaker is saying, understands the speakers intended meaning, and then redelivers the message into their targeted language. At the same time the interpreter is constantly listening to the other information and verifying the interpretation is correct.

3) Anyone who speaks more than one language can instantly be a translator or interpreter.
Not true. To become either, you need extensive background knowledge of both languages, and must be good at multitasking. Professionals go through school to learn techniques and receive proper training. Both can take years to perfect, and even then, more training is required for new words, phrases and specialized fields.

4) Culture behind the language is irrelevant.
Culture and context are vital to all languages. Slang, idioms and colloquialisms are tricky, and can be downright impossible to convey in another language. Interpreters need to be able to pick up on cultural nuances and idioms in the languages they work with to convey the proper tone and message. Some cultures may treat strangers formally, while others treat strangers informally. If a professional doesn’t realize this and fails to incorporate it into their work, major issues may arise.

5) If you are a translator/interpreter, you can cover any topic.
Have you ever heard a sous chef talk at length with an E.R. doctor about the best way to operate a fighter jet? Chances are you haven’t. With a vast array of topics and specialty fields in our world today, there’s no way to know every word for every field out there. Translators and interpreters typically specialize in a handful of topics and professions, and try to avoid translating and interpreting in areas that they’re not as comfortable in. A few specialties include medical terminology, legal concepts, industrial machinery, poetry, film, marketing and information technology.

Gregory_Rabassa

Famed Translator of “One Hundred Years of Solitude” passes at 94:

Famed translator Gregory Rabassa (1922-2016) has passed at age 94. He was made famous by his widely acclaimed translation of Gabriel García Márquez’s One Hundred Years of Solitude into English when García Márquez himself praised Rabassa at length in the The Paris Review in his 1981 Art of Fiction interview. Rabassa is often considered the Godfather of modern translation and had received praise and kudos from many prominent modern translators. Rest in peace! Read more at: theparisreview.org/blog/

Vocalesis-translators-rewrite-world

10 consejos de un políglota para aprender idiomas con rapidez

Benny Lewis es un irlandés de 32 años que cuando salió de la universidad no sabía más que su lengua materna. Sin embargo, hoy habla siete idiomas y da conferencias y seminarios internacionales acerca de cómo dominar una lengua en menos de tres meses. ¿Cómo lo logró?

BernnyLewis

Según cuenta Benny Lewis en su canal de Youtube, a los 21 años de edad no sabía otro idioma que el inglés, a pesar de haber estudiado alemán, gaélico y haber vivido en España. Su historia cambió cuando conoció a una persona que le compartió su secreto: “desear cometer errores”. A partir de ese momento aprendió español en solo seis meses. Hoy en día, es el autor de “Fluent in 3 months” y es conocido como el “Políglota irlandés” que maneja siete idiomas con fluidez y es capaz de comunicarse en una docena de lenguas más. A continuación, te compartimos sus 10 consejos principales a la hora de aprender idiomas:

1. Incorpora solo el vocabulario que necesites

En cualquier idioma, basta conocer un pequeño porcentaje del vocabulario para poder comunicarse en la mayoría de las situaciones cotidianas. En lugar de esforzarse por aprender cientos y cientos de palabras, Lewis afirma que lo mejor es enfocarse en las que se utilizan con más frecuencia: ya que el 65% del lenguaje escrito está compuesto solamente por 300 palabras.

2. Hazte amigo de los cognados

Los cognados son los términos que presentan el mismo origen etimológico pero luego divergen en su evolución fonética. Existen muchas palabras en distintos idiomas que tienen el mismo significado y se parecen entre sí, por lo que identificarlas y aprenderlas es una buena manera de comenzar. Esta tarea es más sencilla si nos movemos en el ámbito de las lenguas romances (francés, italiano, español, portugués) ya que entre estas lenguas existen muchísimos vocablos equivalentes en significado y en grafía y pronunciación. En caso de que se esté estudiando un idioma con origen totalmente distinto, como el ruso o el chino mandarín, probablemente encontremos varios cognados, ya que estos idiomas han incorporado términos de la lengua inglesa que son muy conocidos.

3. No es imprescindible viajar al extranjero

Existe una idea generalizada de que si no se viaja al país de la lengua de origen no se puede aprender correctamente el idioma, pero esto solo es cierto cuando lo que se pretende es alcanzar un nivel de experto o nativo. Lo importante, según Lewis, es la inmersión que se tenga dentro de la cultura de ese idioma, y gracias a internet y los recursos audiovisuales disponibles no es necesario salir de casa para conseguirlo.

4. Conversa con extranjeros por internet

El sistema de Lewis se basa en enfocarse en la parte humana del idioma, lo que supone comunicarse con sus hablantes nativos desde el primer momento. Para ello aconseja, una vez aprendido el vocabulario básico como las expresiones de saludo o de cortesía, buscar a un nativo que esté dispuesto a escucharnos y ayudarnos a practicar. Existen aplicaciones que permiten conversar con extranjeros y de esta manera “romper el hielo” con el nuevo idioma.

5. Enfócate en la conversación

El paso entre balbucear incoherencias en una lengua a dominarla es lo más difícil de aprender un idioma, pero al mismo tiempo debe ser tu principal objetivo, ya que será lo que realmente te permita comunicarte con sus hablantes, más que tener un perfecta ortografía.

6. Se puede aprender a cualquier edad

Al igual que con el punto acerca de viajar al extranjero, existe una concepción errónea de que pasada la primera infancia es extremadamente difícil acercarse a una nueva lengua, sino imposible. No obstante, Lewis considera que no existe edad límite para aprender idiomas, y él mismo es un ejemplo de ello. Lo importante radica en la actitud que el adulto tome ante el aprendizaje: vencer los prejuicios, no temer a cometer errores y no ponerse excusas es la clave.

7. Emplea reglas mnemotécnicas

Emplear técnicas y trucos que nos ayuden a memorizar palabras o conceptos es una buena manera de darle un “atajo” a nuestro cerebro para que acceda a la información más rápidamente.

8. Plantéate objetivos específicos y accesibles

El políglota irlandés recomienda establecer objetivos “SMART”, acrónimo para “Specific, Measurable, Attainable, Relevant and Time-bound”, es decir,“específicos, medibles, accesibles, relevantes y de tiempo limitado”. Por ejemplo, puedes plantearte alcanzar un nivel básico de expresión oral en cierto idioma, basándote en el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (A1, A2, B1, etc.). Lo que es importante es no plantearse metas a un plazo demasiado largo: recomienda un período entre las seis semanas y cuatro meses. Practicar conversación todos los días y leer los periódicos en el idioma que estás aprendiendo son dos hábitos que te ayudarán a alcanzar tu objetivo.

9. Escucha a los nativos con atención

Para lograr que tu pronunciación se parezca a la de un nativo, es esencial conocer los sonidos característicos de una lengua y no solamente sus palabras o estructura gramatical. Por lo tanto, es necesario intentar imitar la pronunciación nativa, teniendo una interacción respetuosa con estos hablantes.

10. Pierde el miedo a cometer errores

El principio y el fin de todas las enseñanzas de Lewis, un gran detractor de los métodos habituales de enseñanza de idiomas, que se basan en conocer el contenido gramatical y de vocabulario antes de lanzarse a hablar la lengua, así como en evitar a toda costa los errores. Como recuerda el políglota, uno no termina de aprender jamás un idioma, sino que simplemente, se acostumbra a su uso.